domingo, 9 de julio de 2017

¿Rayas los libros?

Hoy les traigo una pregunta, ¿rayan los libros o no? Si me hubieran hecho esta pregunta hace dos o tres años mi respuesta hubiera sido tipo: COMO SE TE OCURREE QUE VOY A  RAYAR UN LIBRO. Hoy ya no pienso igual.

                                           


            Les cuento, hace pocos días inicié el debate sin querer, estaba leyendo en la universidad y saco mi resaltador para remarcar un poema que estaba en el libro que me gustó bastante y todos, bueno, la mayoría de los que estaban ahí voltearon a verme y me dijeron tipo: ¿Qué vas a hacer? ¿Qué te pasa? No rayes el libro. A lo que les respondí: que era mi libro y yo podía hacer lo que quiera con él, así de simpática.
Los argumentos eran que los libros no podían rayarse porque debían mantenerse intactos, como recién comprados y todo eso. Me parece muy bien que les tengas tanto aprecio a los libros, yo se los tengo y cuando digo que los rayo, no me refiero a que voy a agarrar y voy a hacer un grafiti en él, solo remarcó aquellas partes que significaron algo y si tengo algo que acotar simplemente lo escribo en un papel (no soy tan fancy para un post it).



¿Por qué rayo mis libros?

Por el simple hecho de que son míos. Le seré sincera, no me puedo comprar una cantidad de libros al menos, ni siquiera al año, así que mis lecturas son en pdf casi siempre y de los libros que tengo me los he encontrado en los rincones de mi casa, encontré uno de Cien años de soledad que literal reconstruí página por página, y le tengo demasiado valor sentimental. Así que los libros para mí, mientras más viejitos, con hojas medio rotas, y marcados me encantan. Mi otro libro favorito es Casas Muertas de Miguel Otero Silva, también lo encontré en mi casa y estaba en mejor estado que Cien años de soledad, y este tiene una nota de las personas que lo leyeron en el liceo en 1972.

Así que, los libros rayados cuentan algún tipo de historia para mí, alguna dedicatoria, alguna mancha alguna, alguna nota da señales de que alguien se tomó el atrevimiento de leerlo y no solo eso, ese libro le causó algo y lo plasmó ahí. Eso es lo que quiero, que si llego a tener un hijo, un sobrino que pase por mi futura casa tomé el libro y sienta curiosidad por lo que pasaba por mi vida y porque esa frase me gustó o no.

Ojo no rayes libros que no son tuyos o que no tienes el permiso de rayar, eso sí que no.
No sé si entiendan, solo quería compartir mis verdaderos pensamientos respecto al tema y si alguien por ahí está renuente a rayar sus libros, inténtenlo con uno que no signifique mucho para ustedes, verán que es liberador.

Y como decía Umberto Eco “No creáis a los que dicen que hay que respetar los libros. Los libros se respetan usándolos, no dejándolos en paz. Total, si lo revendéis os darán cuatro perras, por lo menos dejad en él los signos de vuestra posesión”.



     

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Skam: Reseña

Hello hello Hoy he traído la reseña de la primera temporada de una serie noruega llamada Skam. Fue una recomendación de una amiga (Nari, ...