¿Qué libros dejé de leer y por qué?

                              Hoy les mostraré los libros que comencé a leer y que por alguna razón no pude continuar. Una de las razones más comunes es que la trama deja de llamarme la atención, pero también encuentro historias que se van de control. Normalmente siempre insisto en terminar de leer, pero a veces simplemente se vuelve una tortura. No quiero ofender a nadie con esto, es simplemente una opinión personal, no intento dejar mal al autor o hacer que no lean el libro, cada quien es libre, y por eso mismo, hago este post.

1- Prohibido enamorarse de Alan Walker de Lia Belikov:

Sinopsis: 
Cuando pienso en Adam Walker, pienso en estas tres cosas: caliente, estúpido y peligroso.

Caliente porque, digo, no se puede negar lo totalmente atractivo que es: cabello negro, ojos verdes, brazos musculosos, tatuajes discretos cerca de la base de su espalda, y deliciosos dedos largos que parecen papas fritas listas para comer.

Peligroso porque el tipo, aparte de manejar una motocicleta, tiene un oscuro secreto que no se atreve a contarle ni a su sombra.

Y estúpido (en serio, ESTÚPIDO) porque, bueno, eligió estar con mi prima Marie.

¿Quién en su sano juicio se fijaría en una persona como ella? Es la personificación de Miss Piggy en toda regla: de personalidad voluptuosa, con voz chillona y siempre queriendo ser el centro del universo. Definitivamente no tengo razones para enamorarme de él. Adam es todo lo que NO quiero en un chico; y sin embargo, sabiendo lo tonto que puede llegar a ser, o lo mucho que está embobado de mi prima, se me hace imposible no probar de la fruta prohibida y caer enamorada de él.

Estoy tan jodida, y pronto vas a saber el por qué…

Lo dejé de leer por: porque me pareció que la autora se salió de control, y comenzó a inventar sucesos que ya no quedaban en la historia, pensé que estaba exagerando, y se había desviado de alguna manera del fin de la historia.

2-   Oscuros de Lauren Kate:
                                                                                               Resumen:
La historia de Daniel y Luce, dos almas predestinadas a encontrarse y condenadas a perderse... Helstone, Inglaterra, 1854. Es noche cerrada y dos jóvenes conversan en una remota casa de campo. Se sienten irresistiblemente atraídos el uno por el otro, pero él insiste en que no pueden estar juntos. Ella obvia sus advertencias y se acerca a él, con paso lento y desafiante. Cuando se besan, una furiosa llamarada lo inunda todo.


Lo dejé de leer por: la verdad es que solo leí una línea de este libro, y al enterarme que era una saga perdí el ánimo. Realmente no me sentí inspirada a leer la saga, creo que ya mi cuota de sagas de fantasía expiró.



3-   Todo lo que encontré de Cristina Prada:
Sinopsis:
Cande no sabe qué hacer. Está triste, perdida, rota. Se refugia en sus amigas y acepta empezar una relación con Marcos sólo para huir de Sergio. Por su parte, Sergio trata de arreglarlo, pero hay cosas que, por mucho que luchemos, son muy difíciles de olvidar. No  pueden estar juntos, pero tampoco saben estar separados y las peleas se convierten en el único vínculo que los une. Sin embargo, en medio de esa vorágine, cuando se miran, sólo pueden recordar cuánto se quieren. Cande, Sergio, Marcos, Estela. Ahora toca dar un paso adelante para descubrir si el amor es tan fuerte como creemos; si somos capaces de perdonar y de olvidar; saber cuánto valen los besos y los te quiero, y si podemos volver a pronunciar esas palabras cuando tenemos demasiado miedo.
El Madrid con sabor a cóctel, la música de los 80 y el amor nunca supieron mejor y nunca hicieron que unachica y un chico sintieran que una canción estaba escrita para ellos.

Lo dejé de leer por: porque me pareció que la relación de los protagonistas era algo enfermiza, se la vivían peleando y luego se querían, y bueno asumo que eso pasa en las relaciones de pareja, pero que pasaran medio libro en eso me desesperó, mientas más avanzaba el libro, la relación se volvía más fastidiosa para mí.


4-   Just for now de Abbi Glines:
Sinopsis:
El día que Preston Drake descubrió que las mujeres ricas pagaban bien por un conjunto de abdominales definidos y una cara bonita, su vida dio un giro.
El remolque deteriorado e infestado de ratas que había compartido con su madre alcohólica y tres hermanos más jóvenes ahora era sólo un lugar que visitaba para pagar las cuentas y abastecer la despensa con alimentos.
Ya no se preocupaba por que su familia tuviera hambre o viviera sin electricidad. El dinero que obtenía por entretener a las mujeres mayores y ricas cubría las necesidades de su familia y las suyas propias. Lo tenía todo resuelto. Excepto...
Una chica.
Ella era tan inocente como él era deshonesto.
Amanda Hardy deseaba que sus rodillas no se debilitaran cuando Preston entraba en una habitación. Odiaba el hecho de que su corazón se acelerara cuando él le mostraba su sonrisa. Él tenía una chica diferente en su cama todas las noches. Era el tipo de chico del que una chica inteligente escapaba. Así que, ¿por qué siempre se le ocurrían maneras de acercarse a él?    Incluso cuando era obvio que él quería mantener la distancia.
Tal vez su corazón sabía algo que el mundo no. Tal vez Preston Drake era más que una cara bonita.

Lo dejé de leer por: este es el número 4 de la saga de Sea Breeze, y al haber leído tantas comencé a aburrirme y a predecir lo que iba a pasar, y las historias (en mi opinión) se repetían o tenían muchas similitudes.  Perdí el interés. 





Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Tag de las 20 canciones

Reseña de Farenheit 451 de Ray Bradbury

¿Cómo salir del bloqueo del lector?